Blog

Cuando tu principal obstáculo eres tú mismo

¿Recuerdas la última vez que te atreviste a hacer algo nuevo, a probar algo que te daba mucho miedo o a mantener esa conversación incómoda?.

¿Qué ocurrió? ¿Tuviste dudas, te pasaste parte de ese día pensando si hacerlo o no, te lamentaste después?.

 

El juego interior del Tenis

Timothy Galway, pionero de la psicología deportiva, explica en su libro: El Juego interior del tenis; que en casi todas las actividades humanas se llevan a cabo dos juegos: uno interior y otro exterior. Tal y como sucede en el tenis.

El exterior, es aquel que tiene lugar en la pista. Cuando el jugador está pendiente de cómo golpear la pelota, de obtener un buen resultado o de intentar superar los obstáculos presentados por su oponente.

El interior, es aquel que tiene lugar dentro de la mente del jugador. Toda esa colección de pensamientos en forma de dudas, lamentaciones o preocupaciones que interfieren en el desarrollo de su verdadero potencial.

La explicación práctica de estos dos juegos la conocí en primera persona el año pasado, cuando una amiga me propuso apuntarme a un grupo con el que jugaba al voleibol.

El primer día, después de las explicaciones técnicas del entrenador me lancé a la pista; pero las indicaciones no tardaron en llegar: intenta golpear la pelota con más fuerza, no hace falta que saltes, flexiona las piernas antes de dar el golpe, acércate más a la red…

Yo tenía un cacao mental horrible...y terminé moviéndome por la pista con las manos juntas y las piernas flexionadas; como si de un momento a otro fuese a sonar por los altavoces el baile del Gorila de Melody.

Más tarde me di cuenta, que ese día había dejado que mis pensamientos tomaran el control de mi juego. Estaba demasiado preocupada por golpear la pelota de la manera correcta, y no paraba de repetirme a mí misma una y otra vez todo lo que tenía que hacer.

Estos dos juegos de los que habla Gallwey, se van a desarrollar siempre de manera simultánea, y eres tú misma/o quién tienes que decidir a qué darle prioridad.

El problema es que esto no suele ser tarea fácil. Por ejemplo, si ahora te pido que dejes de leer y te concentres en intentar frenar tus pensamientos, ¿Cuánto tiempo podrías estar sin pensar en nada? ¿5 segundos, 10 segundos?.

 

¿Qué hacer para concentrar tu mente?

Para evitar dejarnos llevar por los pensamientos, que tienen lugar en el juego interior. Gallwey nos invita a practicar las siguientes habilidades: 

 

1.Deja de juzgarte o convertirás tus juicios en realidades.

¿Qué es lo que sucede cuando asignas un valor positivo o negativo a un evento?.

Retomemos el tema del tenis para explicarlo. Si el jugador juzga como malo uno de sus golpes, comenzará a pensar sobre qué es lo que ha fallado, intentará esforzarse en hacerlo bien y se dará instrucciones a sí mismo. Algo similar ocurre cuando juzga su golpe como bueno, intentará hacer que el cuerpo repita ese movimiento de nuevo y -esta vez-se dará instrucciones para repetir el golpe. 

En ambos casos la mente se encuentra focalizada en los pensamientos y el cuerpo se encuentra tenso, intentando reproducir las órdenes que recibe.

El reto está en ser consciente de las cosas tal y como son, sin agregar nada. Ya que ese tipo de calificaciones, suelen conducirnos a reacciones emocionales que derivan en tensiones musculares, intentos por esforzarse mucho, autocríticas etc..

Es decir, si un jugador se dice así mismo: mi revés es pésimo (calificación). Puede reaccionar con rabia, frustración o desaliento (reacción emocional) a su afirmación. Lo que le llevará a tensar músculos o intentar esforzarse demasiado (acciones que le alejan del desarrollo de su verdadero potencial).

 

2. Confía en ti mismo.

Como bien se indica en el libro, hoy en día las presiones surgen por todos lados: la jefa, los padres, la pareja, las cuentas, la publicidad…Incluso la propia sociedad, ejerce presiones en nuestra vida: hazlo mejor, hazlo más, intenta ser como ella o como él, tienes que ser alguien, tienes que cambiar… El mensaje no es muy distinto de que se dice el tenista para golpear la pelota.

Pero, si algo es seguro es que las presiones exteriores van a seguir produciéndose y probablemente aumenten su intensidad. Dice Galway que la mayor parte del estrés puede resumirse en una palabra: APEGO. Para lo que propone lo siguiente: “Liberarse del estrés no implica necesariamente privarse de muchas cosas, sino más bien ser capaz de desprenderse de algo cuando sea necesario, y saber que uno seguirá estando bien. Es algo que proviene del hecho de ser más independiente -no necesariamente más solitario-, pero con más confianza en los propios recursos interiores para mantener la estabilidad”.

 

3. Concéntrate en el momento presente: aquí y ahora.

Concentrarte implica tener la capacidad para no dejar que tu mente se escape contigo: al pasado a analizar tus éxitos y errores, o al futuro para dejarse atrapar por tus miedos y sueños. Sino que permanezca en el momento presente.

Pero no puedes silenciar la mente ordenándola que se calle, discutiendo con ella o criticándola. Lo que realmente funciona es aprender a concentrarla.

Gallway practicó con sus alumnos lo que llamó concentración relajada. Les invitaba a que focalizaran su atención en algo que no se pudiera percibir fácilmente y que a la vez les hiciera estar presentes en el juego. Y así evitaran, dejarse llevar llevar por sus pensamientos.

Los alumnos concentraban su atención: en las costuras de la pelota, en las sensaciones que sentían al sostener la raqueta o en el sonido que producía la pelota al botar en la pista.

Y tu me dirás: Sara, todo esto está muy bien pero...

 

¿Cómo lo aplico yo a mi día a día si no me gusta practicar deporte o no juego al tenis?.

 

Veamos pues, para mantener la atención aquí y ahora necesitamos un objeto o actividad que esté presente de forma continuada en nuestra vida. Algo que vaya siempre con nosotros como es: la respiración.Porque queramos o no, respiramos. Dormidos o despiertos es algo que siempre sucede.

Además cuando la mente sigue el ritmo de la respiración, tiende a alcanzar la calma y las acciones tienen más posibilidades de ser llevadas a cabo con éxito. En el libro, se recomienda este método para que los jugadores de tenis centren su atención, durante las pausas entre los puntos.   

Y ahora, ¿sabes qué se necesita realmente para que estas herramientas funcionen?: ¡PRACTICARLAS!

Así que te ánimo a que te abroches bien los cordones de tus zapatillas y te lances a la pista a practicar. No solo a la de tenis, sino que lo apliques en aquel escenario de tu vida que te resulte más útil. ¡Búscalo! Porque seguro que lo encuentras.

Si tienes alguna técnica, recurso o reflexión ¡te animo a que lo compartas en los comentarios!

 

***

Ya sabes que si te gusta lo que lees, puedes compartirlo en las redes o suscribirte a la newletter.

¡Me ENCANTARÍA volver a verte por aquí! ;)  

 

 

NEWSLETTER



Si te gusta lo que lees te invito a que te subscribas para no perderte nuestras próximas publicaciones
¡Te espero!



¿Acepta HTML?

Joomla Extensions powered by Joobi